Generalidades

La salud es un estado de equilibrio que se mantiene por la capacidad del organismo de adaptarse a las modificaciones del entorno. El cuerpo humano es un sistema biológico animado por un flujo continuo de Qi. Este Qi o energía vital, recorre el organismo a través de unos canales o meridianos, formando una red energética que regula las funciones de los órganos y la circulación de la sangre. Un ritmo de vida sano, una dieta apropiada o el ejercicio físico, facilitan la libre circulación de Qi, permitiendo conseguir el equilibrio entre los aspectos complementarios Yin-Yang.

La enfermedad se interpreta como una crisis provocada por una dificultad de adaptación al entorno: exceso de actividad física o mental, alimentación insuficiente, dificultad de relaciones personales, cambios de clima. Cualquiera de estos factores puede producir un trastorno en la circulación de Qi que impide al organismo recuperar su equilibrio, siendo entonces cuando aparecen los síntomas.

Se establece un diagnóstico que se fundamenta en el empleo de los cinco sentidos, para determinar el tipo de desequilibrio y su localización. Este diagnóstico es esencialmente clínico, predominando el aspecto subjetivo de la enfermedad. Se valora especialmente la manera en que el paciente describe sus propios síntomas.

El método diagnóstico consiste en:

–          Observar el aspecto general y cambios en la coloración de piel.

–          Escuchar el tono de voz y la respiración.

–          Palpar los pulsos y las diferentes regiones anatómicas.

–          Preguntar en detalle cada uno de los síntomas.

El tratamiento se puede realizar mediante diferentes métodos, pero lo más característico de esta medicina es la estimulación de los puntos de acupuntura, que están repartidos por todo el cuerpo, conectados mediante los canales o meridianos. Se pueden emplear agujas, moxas, ventosas o electroacupuntura. El objetivo del tratamiento es restablecer el correcto flujo de Qi y recuperar el equilibrio Yin-Yang. Para recuperar este equilibrio también son útiles la dietoterapia y el Qi Gong.

Acupuntura:

Consiste en la inserción de agujas filiformes en determinados puntos de la piel, estimulando los puntos de los canales. Dependiendo del proceso a tratar, las agujas permanecen implantadas unos 20-30 minutos. Existen diferentes tipos y tamaños de agujas, así como varios métodos de punción y manipulación de las mismas. En algunos casos puede emplearse estimulación eléctrica sobre los puntos, conectando las agujas a un aparato de electroacupuntura.

Moxibusión:

Es la aplicación sobre los puntos de acupuntura del calor producido por la combustión de las moxas. Su función es activar la circulación del Qi y sangre en el canal u órgano afectado. La forma más habitual de moxibustión son los “puros” de artemisa, que se aplican sobre los puntos a tratar durante unos minutos.

Dietoterapia:

Es una de las formas más antiguas de medicina. Consiste en la combinación de alimentos siguiendo los principios teóricos de la medicina china.

Hay alimentos de naturaleza Yang: carnes, picantes, alcohol…; y hay alimentos de naturaleza Yin: frutas, verduras, algunos tipos de pescado…

Qi Gong:

El Qi Gong o Chikung es el “trabajo de la energía”, ejercicios en que se combina la respiración y la concentración mental. Los tipos de Qi Gong más conocidos consisten en tablas de ejercicios físicos o estiramientos musculares.

Fitoterapia:

En la farmacopea tradicional china se incluyen plantas. Las decocciones y diferentes preparados farmacéuticos se prescriben exclusivamente siguiendo los criterios diagnósticos de la medicina china. La prescripción de este tipo de sustancias requiere unos profundos conocimientos sobre medicina china, ya que su empleo incorrecto puede resultar peligroso.

Comparación con la medicina convencional:

Medicina convencional Medicina Tradicional China
Salud Ausencia de enfermedad Armonía con el entorno
Tratamiento Lucha contra la causa Restablecer el equilibrio
Diagnóstico Objetivar alteración estructural Determinar el trastorno funcional
Mente – Cuerpo Separación entre patología orgánica y funcional La patología es a la vez física y mental
Método de estudio Análisis, reduccionismo, estudio de la parte, objetividad Analogías, globalidad, estudio del todo, subjetividad

Actualización 23/01/2017